Wednesday, September 07, 2005

Tecún Umán


TECUN UMAN
(1499 [?]-1524)

Rey Quiché que se enfrentó junto con su ejército a los conquistadores españoles en la batalla del Pinal, en cual resultó mortalmente herido por la espada de Don Pedro de Alvarado quien le atravesó el pecho y según la leyenda el Quetzal que por ahí volaba cayó sobre el cuerpo sin vida del jefe indígena, con el pecho ensangrentado, desde entonces el ave nacional conserva el color rojo en su pecho.Este personaje legendario es considerado héroe nacional de Guatemala y en su honor se han erigido varios monumentos.

TKUM U MAM (Biografía Verdadera)

En la penumbra histórica entre la vida precolombina y la Colonial aparece la figura resplandeciente de un personaje vigoroso y atrevido que por su extraordinaria hazaña se le nombró con una frase alegórica compuesta de tres palabras.

TKUM, significa “batido”, es participio pasado de K Tuk, quiere decir “batir”. Alude a una tradición del Pop Wuj en que se refiere que el Divino Creador al fin hizo una generación humana magnífica hecha de maíz.

U, es adjetivo posesivo de segunda persona, significa “su de él” o “su de ella”.

MAM, significa abuelo, ancestro, antepasado.

Reuniendo las tres palabras TKUM U MAM indica: “El de los abuelos batidos” (de maíz). Es para expresar que era un hombre fuerte, extraordinario e inteligente. No se sabe su nombre propio.

La historia va así: Los quichés no hicieron la guerra con los españoles, porque fueron avisados por el Monarca de México, Moctezuma VIII, además los adivinos no lo veían con buenos ojos a los hombres blancos porque estos los exterminarían.

Kikab gobernante de los quichés, tenia una gran pena, pensando que hacer, poco tiempo después murió, quedando su hijo en el poder, cuyo nombre se desconoce en la historia. Se hizo cargo del mando y dirigió los preparativos de la defensa.

El encuentro entre ki-ches y españoles fue en un lugar llamado P Chaj de Quetzaltenango (hoy Llanos del Pinal).

Era una muchedumbre la defensa, para impartir órdenes y hacerse oír, el Príncipe, dispuso se hincara un palo enhiesto muy alto en el suelo revestido de una escalera de cuerdas o lazos; en la punta estaba adaptado un trapecio giratorio al que se amarró y enrollo un largo lazo.

El Príncipe se disfrazo de su nawal Tzkin (pájaro) con vistosas plumas verde de quetzal. Todo estaba listo. Se trepó por la escalera del lazo y al llegar a la cima se amarró el extremo suelto del lazo a la cintura.

Cuando llegó el momento oportuno se lanzó al aire, con el peso de su cuerpo empezó a girar el trapecio describiendo círculos cada vez más anchos a medida que se desarrollaba el lazo en el trapecio.

Gritaba y dirigía la acción blandiendo en la mano un y hacha obsidiana procurando atacar a Pedro de Alvarado quien estaba montado en un caballo; en su intentó solo mato al caballo, el que se repuso inmediatamente por otro caballo. Sorprendido Alvarado le asestó una lanzada en pleno vuelo, ya herido lo bajaron, tendido en el suelo lo atacaron los perros de los españoles. Alvarado se volvió a los jinetes que lo acompañaban y les dijo: “No vi en lo de Méjico más extraño QUETZAL”; asombrado por el espectáculo creyó que en verdad era un gran quetzal.

El moribundo príncipe se lo llevaron a Pacaja donde expiró por la herida mortal. Por el vuelo trágico fue que se le admiró y se distinguió la frase alegórica “TKUM U MAM”.

También de este acontecimiento se formó el topónimo “Quetzaltenango” que significa “Lugar del Quetzal” aludiendo al nawal de TKUM U MAM.

Fuente: K'i-che'

Adrian Inés Chavéz











Pintura de Alfredo Gálvez Suárez, titulada "El Choque"en el Palacio Nacional de la Cultura, Guatemala








Sunday, September 04, 2005

La marimba















Marimba de tecomates











Marimba de conciertos

Por ser la marimba un instrumento músical histórico, de arte y tradición, recientemente los diputados del Congreso aprobaron en el Decreto 31-99, en el que declaran a la Marimba como "Instrumento Símbolo Nacional". Este decreto compromete al Ministerio de Educación a enseñar, la importancia de este instrumento en todos los establecimientos educativos públicos y privados. Instrumento al que los guatemaltecos damos el nombre de autóctono y lo encontramos tanto en la ciudad como en las áreas rurales del país, muy gustado y apreciado por todo guatemalteco que en verdad ama a su patria, pues en la marimba se ejecuta música ligera escrita en toda clase de ritmos, así como variedad de composiciones selectas para gustos refinados.

Su origen es muy discutido, en lo que algunos lo atribuyen al continente africano, otros lo suponen de Indonesia y hasta hay quienes lo creen del Amazonas; únicamente Marcial Armas Lara ha asegurada que el origen de la Marimba es verdaderamente guatemalteco, pero las pruebas presentadas por él no han sido consideradas lo suficientemente fehacientes.

A más de los datos de Marcial Armas Lara, no hay otros sobre la existencia del la Marimba en el área de los mayas antes de la Colonia; y la llegada de los negros al país data del Siglo XVII, pero éstos habitaron en las costas del Atlántico, mientras que la Marimba apareció en los Altos.

Quienes atribuyeron su origen al Africa, creen que los negros construyeron algunas marimbas de las usadas por ellos en su país de origen al venir a tierras guatemaltecas y que los indígenas copiándoles el modelo lo reformaron a su modo poniéndole cajas de resonancia, hechas de tubos de bambú o de calabazas, siendo ejecutadas en un principio por una sola persona; alcanzando más tarde cierto grado de perfeccionamiento que permitió su popularidad entre todas las clases sociales guatemaltecas.

Las cajas de resonancia se hacen actualmente de madera de cedros o ciprés, afinadas de acuerdo a la tecla y con una membrana pegada con cera en el extremo inferior, lo que permite el "charlco" que facilita la prolongación del sonido; la construcción de las primeras marimbas fue de sólo escalas diatónicas (son las escalas que producen los pianos, las melódica o piánicas cuando únicamente se utiliza el teclado blanco) y se les dio el nombre de Marimbas Sencillas; en las que, para "bemolizar" un sonido, los ejecutantes pegaban una bolita de cera en un extremo de la tecla, bajándole así medio tono, a lo que los marimbistas llamaban "transportar".

De las primeras marimbas que se tiene conocimiento es de las marimbas de aro o arco, consistentes en un teclado de madera de hormigo, colocado sobre un marco de otra madera (pino o cedro) con un cincho de tela que le servía al ejecutante para "colgársela" y poderla así tocar en forma portátil; tenía calabazas o tecomates que le servían de caja de resonancia. Estas marimbas pueden verse aún en los museos y todavía se encuentran en algunos lugares distantes de la ciudad donde las ejecutan de vez en cuando los campesinos que las han heredados de sus antepasados.

Posteriormente apareció la marimba "sencilla" de la que ya hablamos que produce escalas diatónicas únicamente, con cajas de resonancia y con un teclado en donde ejecutan tres o cuatro personas (según su tamaño); este conjunto lo agrandaron agregándole una marimba pequeña que recibió el nombre de tenor, en la cual ejecutaban dos o tres personas; fue así como se conoció el instrumento hasta siglos del Siglo XX, en que aparecieron las primeras marimbas de doble teclado. Al par de marimbas sencillas, (una grande y una pequeña) se les dio el nombre de "marimba cuache".

El Licenciado Castañeda Paganini dice que el primero que construyó una marimba de doble teclado capaz de producir escalas cromáticas, fue el quetzalteco Sebastián Hurtado, por sugerencia del eminente músico Julián Paniagua Martínez.

En el año de 1899, para un cumpleaños del Presidente Manuel Estrada Cabrera, (quetzalteco) la marimba de los hermanos Hurtado, dio un concierto en la Capital, llevando en su repertorio el vals "Xelajú" y un paso doble con el nombre del mandatario, concierto que ejecutaron con la primera marimba "doble" que llegó a la ciudad de Guatemala.

Hasta la fecha se acostumbra el uso de dos marimbas, denominándose a la pequeña "tenor" y a la grande simplemente "marimba"; el número de ejecutantes es el mismo que toca en las marimbas sencillas cuaches, agregándoles un contrabajo que han suprimido una cuerda y le han dado en nombre de Violón, el cual tocan en forma pulsada; y una batería para acentuar el ritmo de las diversas melodías que ejecutan.

Los "puestos" de la marimba tienen el siguiente nombre: picolo, tiple, centro y bajo, comenzando por la parte más aguda y el tenor: picolo, tiple y bajo tenor. En la marimba grande se ha acostumbrado a tocarla primera voz de la melodía en el picolo y el tiple, el acorde en el centro, y en el bajo la nota más grave del acorde con su respectivo cambio para evitar la monotonía. En el tenor se toca: en el picolo y tiple, segunda voz y a veces segunda y tercera, a lo que los marimbistas llaman "llenos" y el bajo de tenor refuerza la primera, haciendo algunas veces contra melodía.

En la actualidad algunos marimbistas profesionales que ejecutan el instrumento a base del solfeo, hacen arreglos en los cuales cada ejecutante toca un papel distinto; esto ha venido a complicar la ejecución del instrumento, pero le dá más encanto y lucidez.

El compositor Raúl Arbizú Anleu ha ideado un estilo de marimba fraccionada, consistente en seis marimbas pequeñas, una para cada ejecutante, lo que desde luego permite mayor independencia en la ejecución de sus respectivos papeles. A este conjunto se le dio el nombre de Guatemarimba.

El Licenciado David Vela dice: "Nos referimos también a la tesis del Dr. Castañeda Paganini sobre la posible reinvención del la marimba en Guatemala, por los negros traídos como esclavos en el Siglo XVII, sorprende no obstante que la marimba aparezca aquí tempranamente entre comunidades cerradas a la influencia de los negros, entre alejadas montañas y falte en las zonas realmente habilitadas por la raza del color. Ahora bien, lo que resulta indudable es que el genio inventivo del guatemalteco transformó el instrumento hasta el punto de hacerlo suyo, como tan acertadamente lo expresó Erna Ferguson, "La marimba puede no ser de Guatemala, pero indudablemente es guatemalteca"

ACUERDO NUMERO 15-2002


EL CONGRESO DE LA REPUBLICA DE GUATEMALA
CONSIDERANDO:

Que la Constitución Política de la República establece la obligación del Estado de proteger, fomentar y divulgar la cultura nacional, así como promover el arte guatemalteco a través de la expresión musical, la danza, la comedia, el folklore, las artesanías e industrias autóctonas.

CONSIDERANDO:

Que los ancestros de la marimba se remontan dentro de la cultura Maya, auténtico linaje de las etnias del pueblo guatemalteco, circunstancias que por su naturaleza la enaltecen, constituyéndola como expresión de identidad nacional, por lo que por medio del Decreto Número 31-99 del Congreso de la República, se declaró símbolo nacional

CONSIDERANDO:

Que por medio del Acuerdo Número 11-98 del Congreso de la República se instituyó el veinte de febrero de cada año, como Día de la Marimba; instrumento por medio del cual, Guatemala ha dado a conocer parte de su cultura y arte en el ámbito mundial.

POR TANTO, ACUERDA:

PRIMERO: Rendir homenaje en su día a tan noble instrumento autóctono, quien en el acariciar de sus teclas manifiesta el sentimiento, tradición, e idiosincrasia del pueblo guatemalteco.

SEGUNDO: Exhortar a los maestros, marimbistas, directores e instituciones responsables de promover, difundir y proteger a tan noble instrumento para que continúen con tan loable labor.

TERCERO: Instar al Ministerio de Cultura y Deportes para la organización de eventos y conciertos, que promuevan el instrumento de la marimba, como símbolo patrio nacional.

CUARTO: El presente Acuerdo entrará en vigencia inmediatamente, y deberá publicarse en el diario oficial.




DADO EN EL PALACIO DEL ORGANISMO LEGISLATIVO, EN LA CIUDAD DE GUATEMALA, EL DIA VEINTE DEL MES DE FEBRERO DEL AÑO DOS MIL DOS.


JOSE EFRAIN RIOS MONTT
PRESIDENTE

Saturday, September 03, 2005

Manuscrito original Acta de la Independencia (imagen 1)
Manuscrito original Acta de la Independencia (imagen 2)

Manuscrito original Acta de la Independencia (imagen 3)
Manuscrito original Acta de la Independencia
Acercamiento de las firmas (imagen 4)

Los Firmantes

Gavino Gaínza, Pedro de Arroyave, José Matías Delgado, José Marno Calderon, Manl. Anto de Molina, Anto de Rivera, Mariano de Larrave, Ysidoro de Valle y Castricciones, Mariano de Aycinena, José Domingo Dieguez Secret. de Palac., Mariano de Beltranena, Lorenzo de Romaña Setrio, José Anto de Larrave.

DOCUMENTO DICE ASI:


"Palacio Nacional de Guatemala, quince de Septiembre de mil ochocientos veinte y uno.
"Siendo públicos é indudables los deseos de independencia, del gobo Español q. por escrito y de palabra ha manifestado el pueblo de esta Capital: recibidos por el ultimo Correo diversos oficios de los Ayuntamientos. Constitucionales de Ciudad Real, Comitán y Tuxta, en q. comunican haber proclamado y jurado dha. independencia, y excitan á qe. se haga lo mismo en esta Ciudad: siendo positivo q. han circulado iguales oficios á otros Ayuntamientos, determinado de acuerdo con la Exma. diputación Provincial q. pa. tratar de asunto tan grave se reuniesen en uno de los Salones de este Palacio la misma diputación Provincial, el Ylmo Sor. Arzobispo, los Sres. individuos qe. diputasen, la Exma. Auda. territorial, el Venerable Sor. Dean y Cavildo Eclesiastico, el Exmo Ayuntamto, el M. Y. Claustro, el Consulado y Colegio de Abogados, los Prelados regulares, gefes y funcionarios publicos: Congregados todos en el mismo Salón: leidos los Oficios expresados: discutido y meditado detenidamente el asunto; oido el clamor de viva la independencia q. repetia de continuo el pueblo q. se veia reunido en las Calles, plaza, patio, corredores, y ante Sala de este palacio se acordó: por esta Diputación é individuos del Exmo Ayuntamiento.
1o Que siendo la independencia del gobierno Español, la voluntad gral. del pueblo de Guata., y sin perjuicio de lo q. determine sobre ella el Congreso q. debe formarse, el Sor. geje Político la mande publicar pa. prevenir las consecuencias q. serian temibles en el caso de q. la praclamase de hecho el mismo pueblo.
2o Que desde luego se circulen Oficios a las Provincias por Correos extraordinarios pa. q. sin demora alguna se sirvan procedér (1) á elegir Diputados é Representantes suyos, y estos concurran á esta Capital á formar el Congreso q. debe decidir el punto de independencia y fixar, en caso de acordarla, la forma de gobierno y la ley fundamental q. deba regir.
3o Que pa. facilitar el nombramto de Diputados, se sirvan hacerlo las mismas juntas Electorales de Prova. q. hicieron ó debieron hacer las elecciones de los ultimos Diputados a Cortes. (2)
4o Que el Numo de estos diputados sea en proporcion de uno pr. cada quince mil individuos, sin excluir de la Ciudadania, á los originarios de Africa.
5o Que las mismas Juntas electorales (3) de Prova. teniendo presente los ultimos censos se sirvan determinar segun esta base el numero de Diputados ó Representantes q. deban elegir.
6o Que en atencion á la gravedad y urgencia del asunto, se sirvan hacer las elecciones de modo q. el dia primero de Marzo del año proximo de 1822, estén reunidos en esta Capital todos los Diputados.
7o Que entre tanto, no haciendo novedad en las autoridades establecidas, sigan estas ejerciendo sus atribuciones, respectivas con arreglo á la Constitución, Decretos y leyes, hasta q. el Congreso indicando determine lo q. sea más justo y benefico.
8o Que el Sr. Gefe Politico Brigadier Dn. Gavino Gainza, continúe con el Gobierno Supor. Politico y Militar, y pa. q. este tenga el caracter q. parece propio de las circunstancias, se forme una Junta provisional consultiva, compuesta de los Sres. individuos actuales de esta Diputación Provicional, y de los Sres. Dn. Miguel de Larreynaga Ministro de esta Audiencia, Dn. José del Valle Auditor de Guerra, Marqués de Aycinena, Doctor Dn. José Valdez, Tesorero de esta Sta. Yglesia, Dr. Dn. Angel Ma. Candina, y Licenciado don Antonio Robles, Alcl. 3o constitucional: el primo pr. la Prova. de Leon, el 2o pr. la de Comayagua, 3o pr. Quesaltenango, 4o pr. Sololá y Chimaltenango, 5o pr. Sonsonate, y el 6o pr. Ciudad R. de Chiapa.
10. Que esta Junta provisional consulte al Sr. Gefe politico en todos los asuntos economicos y gubernativos, dignos de su atencion.
11. Que la Religion catolica, q. hemos profesado en los Siglos anteriores, y profesaremos en lo sucesivo, se conserve pura é inalterable, mantendo vivo el espiritu de religiosidad q. há distinguido spre. á Guatemala, respetando á los Ministros eclesiasticos seculares y regulares, y protegiendolos en sus personas y propiedades.
12. Que se pase oficio á los dignos Prelados de las comunidades religiosas, pa. q. cooperando á la luz y sociego, q. es la primera necesidad de los pueblos, cuando pasan de un gobierno á otro, dispongan q. sus individuos exorten á la fraternidad y concordia, á los q. estando unidos en el sentimto de la independencia, deben estarlo tambien en todos los demas, sofocando pasiones individuales q. dividen los animos, y producen funestas consecuencias.
13. Que el Exmo Ayuntamto, a quien corresponde la conservación del ordn. y tranquilidad, tome las medidas mas activas pa. mantenerla imperturbable en toda esta capital y pueblos inmediatos.
14. Que el Sor. Geje político publique un manifiesto haciendo notorios á la faz de todos, los sentimientos generales del Pueblo, la Opinión de las autoridades y corporaciones; las medidas de este gobierno: las caudas y circunstancias q. lo decidieron á prestar en manos del Sor. Alcl. 1o á pedimento del Pueblo, el juramto de independencia y de fidelidad al Gobierno Americano q. se establezca.
15. Que igual juramto presten la Junta provisional, (4) el Exmoo Ayuntamto: el Ylmo Sor. Arzobispo: los Tribunales gefes políticos y militares: los Prelados regulares: sus comunidades religiosas: gefes y empleados en las Rentas: autoridades, corporaciones; u tropas de las respectivas guarniciones.
16. Que el Sor. Gefe Político, de acuerdo con el Exmo Ayuntamto disponga la solemnidad, y señale el día en q. el Pueblo deba hacer la proclamación, y juramto expresado de independencia.
17. Que el Exmo Ayuntmto disponga la acuñacion de una medalla q. perpetue en los Siglos la memoria del día quince de Septiembre de mil ochocientos veinte y uno. en q. Guatemala proclamó su feliz independencia.
18. Que imprimiéndose esta acta, y el manifiesto expresado se circule á las Exmas. Diputaciones provinciales, Ayuntamtos. constitucionales y demas autoridades eclesiaticas, regulares, seculares, y militares pa. q. siendo acordes en los mismos sentimientos q. ha manifestado este Pueblo, se sirvan obrar con arreglo á todo lo expuesto.
19. Que se cante el día q. designe el Sr. Gefe político una misa solemne de gracias, con asistencia de la Junta Provisional (5) de todas las autoridades, corporaciones y Gefes, haciendose salvas de artilleria, y tres dias de iluminación.

Observaciones:
(1) Decía el original: ..."sin demora alguna proceden a elegir..." Valle corrigió entre líneas: "se sirvan proceder..."
(2) Decía: "las ultimas Elecciones", y Valle corrigió, borrando casi la palabra elecciones.
(3) Decía electoriales.
(4) Decía: Exma. Diputn., Valle corrigió en la forma que aparece.
(5) Entre líneas, corrección de Valle: "de la Junta Provisional, y"

Friday, September 02, 2005

Reseña de la Independencia


Histórica sesión del 15 de septiembre de 1821

El objetivo de los primeros movimientos del proceso Independentista fue demandar a España la autonomía local, pero al no ser otorgada tal petición los dirigentes decidieron independizarse de una vez por todas. El proceso fue minoritario, principalmente se intensifica en los centros urbanos, y los papeles destacados fueron desempeñados por las élites sociales y los intelectuales. Se ha caracterizado a la Independencia como un movimiento de los criollos, ya que fueron los verdaderos dirigentes y artífices de la misma.

Para los representantes de la oligarquía capitalina la Independencia suponía, fundamentalmente, mantener y afirmar su poder económico, obtener un mayor dominio del sistema para percibir más ganancias, y que éstas no fueran a parar a España sino a sus bolsillos. Además buscaban el control del poder político; específicamente querían apoderarse del gobierno para orientarlo en beneficio propio y de acuerdo con sus propios esquemas, dirigidos a favorecer por supuesto, su poder económico. El tomar el poder político significaba el dominio de la aduana, del estanco, de las rentas fiscales, de los altos puestos públicos, del ejército y del aparato estatal, del cual dependían las leyes sobre impuestos de exportación e importación.

Asimismo las provincias deseaban la autonomía tanto de España como de la capital, ya que tanto en lo administrativo como en lo económico predominaba la oligarquía guatemalteca. Muestra de esta inconformidad son las insurrecciones de 1811 de San Salvador y Nicaragua.Además de estos intereses particulares, influyeron causas externas que determinaron el deseo de independencia para Centro América, entre ellas podemos mencionar:

La independencia de Estados Unidos, el 4 de julio de 1776. Este acontecimiento constituyó un notable ejemplo para las colonias.


La Revolución Francesa, el 14 de julio de 1789, en la cual se dió a conocer al mundo los ideales de libertad, Igualdad y fraternidad. Como resultado de esta revolución se proclamaron los derechos del hombre, se apoyó la idea de que el hombre es por naturaleza libre y que los gobernanetes deben ser electos por la voluntad del pueblo.


El hecho de que Carlos V, desde que subió al trono en 1778 implantó su voluntad y controló más el comercio y la industria.

Thursday, September 01, 2005

El pueblo SI decidió la Independencia de Guatemala

EL PUEBLO SÍ DECIDIO LA INDEPENDENCIA

Por: Mario Gilberto González R.
Ex-Cronista de la ciudad de Antigua Guatemala

La presencia y participación del pueblo en la memorable sesión del quince de septiembre -que definió la Independencia de Centro América,- ha sido motivo de controversia. Mientras distinguidos historiadores lo afirman, otros lo niegan. Tal el caso de Marure, quien en su obra "Bosquejo Histórico" nos dice "que el citado 15 siendo las ocho de la mañana estaban ocupados, el portal, patio, corredores y antesala del palacio, por una inmensa muchedumbre acaudillada por don José Francisco Barrundia, el doctor Molina y otros guatemaltecos..."

Zamora Castellanos, en su libro "El Grito de Independencia", refiere que el 14 de septiembre -por la noche- , el doctor Molina, su esposa doña Dolores, Barrundia, Aycinena y don Basilio Porras, bajo una pertinaz lluvia, se encargaron de invitar a los vecinos para que concurrieran a la mañana siguiente a presenciar el desarrollo de la sesión.

Manuel Montúfar y Coronado en su obra "Memorias para la Historia de la Revolución de Centro América" más conocida como "Memorias de Jalapa", refiere que "La sesión era pública y una parte del pueblo que ocupaba las antesalas y corredores del palacio, vitoreaba y hacía demostraciones de aprobación y regocijo cada vez que alguno de los concurrentes se expresaba a favor de la independencia.

Por su parte don Pedro Molina -y este dato es muy significativo por el papel que el doctor Molina jugó en la lucha independentista-, al dar a publicidad la noticia de haberse proclamado la independencia nacional en su periódico "El Genio de la Libertad", número extraordinario que circuló el propio sábado 15 de septiembre de 1821 por la tarde. Entre otros aspectos, destaca que, "Su Excelencia convocó a una junta numerosa para el día de hoy a efecto de consultar lo que se debía de hacer en las circunstancias. La Junta se celebró a puerta cerrada, con un concurso numeroso del pueblo.

Como puede apreciarse, don Pedro Molina, subraya que dicha Junta se celebró con "concurso numeroso del pueblo. Y contribuye a confirmar la asistencia de numerosos vecinos, el mismo encabezado del Acta de Independencia redactado por don Cecilio del Valle."...Y oído el clamor de viva la independencia que repetía, de continuo el pueblo que se veía reunido en las calles, plazas, patio, corredores y antesala de este palacio se aprobó..."

Agréguese a lo anterior que el brigadier Gabino Gainza al recibir los pliegos de Comitán y Tuxtla, invitó para la sesión del 15 de septiembre a representantes de las propias autoridades del ejército, de la iglesia católica, de la Universidad de San Carlos, del Consulado de Comercio y del Ayuntamiento. Es fácil deducir que los familiares de estos representantes o sus comunidades, estaban informados de los sucesos y con el sentimiento interno de manifestar sus anhelos independentistas, lo hicieron con mayor fervor.

De seguro también que los familiares comunicaron a sus vecinos y amigos estas noticias y como la vida de entonces en la Capital del Reino era pacífica, dicho acontecimiento vino a romper la vida normal de los vecinos, quienes contagiados de las ideas de independencia, difícilmente se quedaron en su casa ese día. Máxime si se toma en cuenta que el catorce de septiembre, doña Dolores Bedoya de Molina y otros ilustres compatriotas, embozados en las sombras de la noche y burlando la vigilancia militar, pasaron de puerta en puerta invitando para que asistieran a la plaza al día siguiente.

Gabino Gainza en su Manifiesto a los ciudadanos de Guatemala en su calidad de Jefe Político, dado el propio quince de septiembre de mil ochocientos veintiuno, expresó: “El pueblo no fue indiferente a un asunto que era suyo. Se reunió en torno de palacio, en la calle, en la plaza, en el atrio, en el corredor y antesala. Manifestó la moderación que le ha distinguido siempre, pero acreditó que sabe amar su causa y celebrar sus intereses”. Añade Gainza que “Cuando algunos funcionarios, sin resistir la independencia, decían solamente que se esperase el resultado final de México, un murmullo sordo pero perceptible, indicaba la desaprobación."

Sin embargo, don Miguel García Granados en sus Memorias, tomo I, páginas 20-21, Biblioteca de Cultura Popular v. 37, niega lo de la inmensa muchedumbre que afirma Marure y otros historiadores y nos dice que “...en cuanto a lo de la inmensa muchedumbre debo decir –y yo tengo buena memoria- que a la novedad de los cohetes que tiraron los que querían reunir pueblo, para dar al movimiento un carácter popular e imponente, me fui a Palacio y no vi esa inmensa muchedumbre de que habla Marure. La verdad es que el pueblo no tomó ninguna parte en aquel movimiento, el cual se mostró enteramente indiferente…”

Se confirma con lo dicho por el señor García Granados que, un grupo de vecinos hacían llamar la atención del pueblo y de las autoridades con la quema de cohetes y es de suponer que fue también un medio de intimidación para los que tenían que resolver el punto de independencia.

Al término “inmensa muchedumbre” se le debe de dar una interpretación “Latu Sensu”. Téngase presente que la población de la Capital no era numerosa; que aun estaban frescos los acontecimientos de la invasión napoleónica a España y sus lamentables resultados, la quema por Francisco Cáscara en la Plaza Fernando VII de las Instrucciones que el Canónigo Antonio Larrazábal llevó a las Cortes de Cádiz y que fueron la base para la Constitución de 1812 de toda España. El encarcelamiento del propio Larrazábal, la persecución y encarcelamiento de quienes participaron en la Conspiración de Belén, la persecución y encarcelamiento también de quienes participaron en las sublevaciones y asonadas de Chinandega, San Salvador, Usulutlán, Santa Ana, Nicaragua, Metapán, Olancho, Juticalpa, Retalhuleu, San Miguel, Petén, Mesón de Dolores y Totonicapán; el intimidamiento por medio de cepo y la horca que habían vuelto hacer su aparición en pleno corazón de la ciudad y ¿cómo olvidar tan pronto el sacrificio de Bergaño y Villegas, Agustín Vilches, Encarnación Valladares…?

Súmese a lo ya dicho que, si bien es cierto que progresaba el movimiento de independencia y no pocos esfuerzos se habían realizado con ese fin –como lo recogen los periódicos “El Editor Constitucional” y “El Amigo de la Patria”- la citación para la sesión del 15 de septiembre por la mañana, sorprendió a los hombres que en tan corto tiempo, debían de tomar una decisión –por demás decir- de alcances y resultados insospechados. Había que meditar profundamente y sopesar las consecuencias. La resolución de Comitán y Tuxtla de proclamar la independencia era firme y en caso la Capitanía General del Reino de Guatemala se resistiera a proclamar la suya, se presionaría directamente sobre las autoridades para que lo hiciera.

Ante tal situación y siendo ya -algo que reclamaba el pueblo- esa mañana se firmó el Acta memorable de Independencia de España.

Existe probanza de que el pueblo no fue indiferente a los hechos del quince de septiembre. Si antes de proclamarse la independencia hay certidumbre de su decidida participación, también se confirma ésta en la fase pos-independencia. Confirmemos esa participación. De los propios documentos entresacamos estas citas. Cuando la Junta Provisional Consultiva, celebraba sesión el jueves veintisiete de septiembre, de ese año, - escasos doce días después de proclamarse la independencia- “fue interrumpida por el pueblo que había entrado y pedía saliesen inmediatamente del Reino los que no hubiesen prestado el juramento de independencia y demás personas que estaban desuniendo a los ciudadanos.” Y el encabezado del punto sexto del Acta –de ese día- anota: “retirado el pueblo, se continuó con la discusión”. (Item.)

Y en forma retrospectiva, al solicitar don José Francisco Barrundia y don Pedro Molina que las sesiones de la Junta Provincial Consultiva fueran nuevamente públicas ya que a raíz del acontecimiento citado se tornaron privadas. El cuatro de octubre del año 1821, señalaban en su exposición que: “Después del 15 solo en la sesión del veintisiete habló por si y entonces, lo repetimos, nada pidió que no fuese justo y necesario”. Hay más aun. “…el pueblo después de haber proclamado su libertad, se ha conducido de un modo tan laudable.” Y agrega: “…que si el pueblo no es capaz de estos sentimientos ¿quién excitó en él la alegría y la esperanza, que se veían pintadas en todos los rostros el día 14 de septiembre, al recibo de las felices noticias que trajo el correo de Ciudad Real y su Provincia? ¿Quién lo congregó la tarde del 16 en las puertas del Excmo. Sr. Presidente?. ¿Quién le movió el 17 para acompañar el bando, el 23 al acto solemne del juramento y el 24 a la función de gracias al Todopoderoso…? Y cuando ha sabido moverse por si para estos actos, ¿…por qué se ha de creer que no se interesa en pasos y medidas que aseguran su libertad y lo ponen al descubierto de que atenta contra ella…?”

Ahora bien, no es del todo cierto lo dicho por el Sr. García Granados. El pueblo si tomó parte y más que todo, decidió la independencia. Si lo dicho anteriormente fuera poco e inconsistente, junto a los documentos que amparan la firma de Independencia y que con celo guarda el Archivo General de Centro América, se encuentra un documento, aparentemente insignificante. El recibo del carpintero que cobra la reparación de los muebles que el pueblo destruyó durante el desarrollo de la sesión del quince de septiembre y que es elocuente en su contenido. “Cuenta puntual de los gastos causados por el contador general de propios en los pormenores siguientes: Pagados por la compostura de seis sillas de la sala de juntas, dos bancos y una mesa de la sala de juntas, y la bisagra de una mampara, por la compostura de la baranda de la sala de sesiones; todo 3 pesos con seis reales, muebles que se rompieron el 15 de septiembre por el numeroso concurso de gentes. Contador de propios: don Fernando Palomo lo presentó para su glosa a la junta provisional consultiva. Este documento se pagó el 30 de octubre de 1821”

Nótese que el carpintero también hace énfasis en que esos muebles se rompieron el 15 de septiembre por el “numeroso concurso de gentes”

Y ante tal aseveración, no nos queda sino decir: ¡Qué bromista es el señor García Granados!.

Mario Gilberto González R. Almería, España. Verano del 2004.